lunes, 28 de noviembre de 2011

La sociedad industrial del siglo XIX.

La nueva sociedad industrial sustituye la sociedad estamental del Antiguo Régimen por una sociedad de clases.

Los principios que la van a regir son:

  1. igualdad jurídica: todos son iguales ante la ley
  2. méritos: igualdad de acceso a los puestos públicos.
  3. riqueza: las divisiones sociales dependen de la cantidad de dinero, no de la familia.

A continuación, voy a analizar cada una de estas clases sociales.

  • Clase alta.

La aristocracia pierde parte de su posición social y económica, aunque siguen siendo un modelo social. Para mantener su nivel de vida se llegará a acuerdos matrimoniales con la alta burguesía.

La burguesía alcanza la cima de la pirámide social, aunque es muy diversa. Empresarios, rentistas, profesiones liberales, etc.

Vivirán en una nueva zona rica de la ciudad, el ensanche.

Impondrán sus valores al resto de la sociedad.

  • Clase media.

Aparece por primera vez en la Historia y se sigue desarrollando hasta nuestros días.

Muy variada: artesanos, comerciantes, profesores, medianos propietarios del campo, etc.

  • Clase baja.

Aparece el proletariado. Mano de obra poco cualificada, mal pagada, con malas condiciones de vida y sin derechos laborales, lo que les impide el progreso social o la educación de los hijos.

Su equivalente en el campo son los jornaleros, especialmente numerosos en los latifundios propios del sur de Europa.

Los que sufren la peor situación son los siervos en Europa del este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada